lunes, junio 07, 2010

Si no estás en la red, no existes

Eso es lo que me pasa a mí a la hora de felicitar por los cumpleaños. Si el amigo o conocido en cuestión no ha sido incluido en mi agenda de google, es que no tiene aniversario. Al menos podría haberse molestado en avisarme para que lo incluyera. Vaya aprecio que me tiene.

De todas formas, lo peor de todo es que veo que me estoy quedando obsoleto a marchas agigantadas. Mi aversión por las redes sociales de estupideces me hace perder productividad, escribiendo correos de felicitación que seguro podría tener automatizados en cualquiera de esas aplicaciones que te relaciona artificialmente con desconocidos (o conocidos por los que no has tenido interés en años para volver a encontrarte físicamente).